Ensayo de Waminsi, grupo de mujeres indígenas

En este video, se puede apreciar un ensayo del grupo Waminsi, uno de los pocos grupos en la región andina ecuatoriana constituidos únicamente por mujeres indígenas. Linda y Pacha nos explican de hecho el propósito de este grupo musical: volver a tocar temas del tiempo de sus padres y abuelos, así como proponer una respuesta al androcentrismo que prevalece en el medio local de la música.

“Ensayar” constituye la base de la performance. En este caso, se ensaya con intención de tocar en vivo en un escenario. El video muestra dos elementos fundamentales en la práctica de ensayar.

Primero, enfatiza la diferencia entre la performance de ensayo y en el escenario. Durante un ensayo, no se necesita esconder o marginalizar las risas, ni las maneras de ajustarse o de enseñar, como las interacciones verbales entre las intérpretes durante el tema ensayado. Las artistas tienen también la posibilidad de cometer errores sin consecuencias dañinas.

Segundo, el video muestra lo que significa “ensayar” en el sentido de “tocar de nuevo”. Las intérpretes tocan dos veces el mismo tema. Entremedio, hay una conversación donde Linda explicita verbalmente cómo tienen que tocar (con comentarios sobre el sonido producido por ellas), qué modificaciones tienen que aportar a un momento preciso del tema (de hecho, son cosas que Linda va a repetir cuando llegan a ese pasaje la segunda vez que tocan, de manera que sus compañeras le entiendan bien). Por lo tanto, este video nos muestra cómo progresa la performance a través del ensayo (cómo ensayan a ajustarse, toman decisiones sobre la manera de tocar, etc.).

Más allá de la situación de ensayo, podemos apreciar unos gestos que enfatizan la comunicación sensorial (con la mirada por ejemplo) y técnicas del cuerpo (como una de las violinista que prepara su parte, justo antes de tocar, haciendo los mismos movimientos de los brazos y del arco que cuando interpreta la melodía, pero sin tocar las cuerdas del violín).

Un tinku de Bolivia tocado por dos músicos de Otavalo

Marcelino y Jefferson tocan un tema del estilo tinku el cual Marcelino aprendió en Europa de sus conocidos bolivianos cuando viajaba allá en los años noventa.

El video muestra las interacciones – entre otras sónicas – entre los dos músicos necesarias para la buena performance del tema: por medio de la música misma, del tarareo de la melodía, de movimientos de la cabeza, de la mirada, de gestos (por ejemplo, Marcelino muestra a Jefferson donde presionar en la guitarra con sus dedos), del lenguaje, etc. De esta manera, los dos intérpretes se ajustan entre ellos. Estas formas de comunicación (que implican un inter-aprendizaje y ajustes) mezclan dimensiones sonoras, visuales, táctiles y lingüísticas sentidas a través de los cuerpos.

El video evoca además cómo las circulaciones de personas, sonidos, ideas y objetos participan en la construcción de una música pan-andina y, por extensión, la posibilidad de una “cultura andina” y de un sentimiento de pertenencia supra-local a la andinidad.

En efecto, conexiones con músicos bolivianos permitieron a Marcelino, en un contexto de migración, aprender a tocar temas provenientes de los Andes bolivianos. La migración constituye un espacio-tiempo de contactos transnacionales, no sólo entre los migrantes y los lugareños, sino también entre migrantes de diferentes partes del mundo. Los indígenas de Otavalo han aprendido de los indígenas bolivianos y viceversa (de hecho, no sólo en Europa, sino también durante encuentros en Ecuador y en Bolivia).

A través de estas circulaciones (relativamente recientes), se toca en Otavalo, por ejemplo, zampoñas, antaras y zancas, que han llegado también con técnicas instrumentales, temas y sonidos particulares. Este proceso vuelve a los músicos como Marcelino y Jefferson expertos de un saber musical más allá de lo local.