Enseñar

Marcelino y Jefferson tocan un tema del estilo tinku el cual Marcelino aprendió en Europa de sus conocidos bolivianos cuando viajaba allá en los años noventa.

El video muestra las interacciones – entre otras sónicas – entre los dos músicos necesarias para el buen performance del tema: por medio de la música misma, del tarareo de la melodía, de movimientos de la cabeza, de la mirada, de gestos (por ejemplo, Marcelino muestra a Jefferson donde presionar en la guitarra con sus dedos), del lenguaje, etc. De esta manera, los dos intérpretes se ajustan entre ellos. Estas formas de comunicación (que implican un inter-aprendizaje y ajustes) mezclan dimensiones sonoras, visuales, táctiles y lingüísticas sentidas a través de los cuerpos.

El video evoca además cómo las circulaciones de personas, sonidos, ideas y objetos participan en la construcción de una música pan-andina y, por extensión, la posibilidad de una “cultura andina” y de un sentimiento de pertenencia supra-local a la andinidad.

En efecto, conexiones con músicos bolivianos permitieron a Marcelino, en un contexto de migración, aprender a tocar temas provenientes de los Andes bolivianos. La migración constituye un espacio-tiempo de contactos transnacionales, no sólo entre los migrantes y los lugareños, sino también entre migrantes de diferentes partes del mundo. Los indígenas de Otavalo han aprendido de los indígenas bolivianos y viceversa (de hecho, no sólo en Europa, sino también durante encuentros en Ecuador y en Bolivia).

A través de estas circulaciones (relativamente recientes), se toca en Otavalo, por ejemplo, zampoñas, antaras y zancas, que han llegado también con técnicas instrumentales, temas y sonidos particulares. Este proceso vuelve a los músicos como Marcelino y Jefferson expertos de un saber musical más allá de lo local.

 

Abdul nos enseña la práctica musical de la fiesta de Inti Raymi/San Juan/San Pedro.

Su explicación de la noción de “vuelta” es particularmente interesante. En efecto, lo hace combinando lo sonoro, lo corporal y lo discursivo. En este caso, lo sonoro implica habilidades técnicas (resultando de un aprendizaje, de ensayos regulares, de performances durante la fiesta en cuestión y en otras ocasiones) y consideraciones estéticas musicales. Compromete su cuerpo enseñándonos, con su mano y una rotación de su busto, el movimiento de los bailadores en la fiesta, lo que tiene una dimensión visual. Complementa estos aspectos con el discurso.

En efecto, mi aprendizaje y experiencia de la fiesta de Inti Raymi/San Juan/San Pedro tienen que ver con un ajuste de los cuerpos bailando con el sonido de la música producida por los músicos. Constituye una situación donde lo sonoro se convierte en una fuente de saber práctico que informa la acción. En la performance de música/baile, lo discursivo está generalmente ausente, dejando la primacía a otros modos de saber, particularmente sensoriales.

 

Marcelino, acompañado por su hijo Jefferson a la guitarra, toca un sanjuanito con un rondador.

Después, nos habla de este instrumento, que constituye un emblema de la música de los indígenas de Otavalo. Comenta su práctica del rondador (algo que vimos y escuchamos), enseñándonos sobre la técnica (que compromete partes del cuerpo) y la estética (del sonido producido); se trata de soplar, con la boca, por lo menos dos tubos para que suene bonito.

Tanto la parte musical como la explicación de Marcelino nos vuelven conscientes de la interconectividad de los sentidos, en este caso particularmente el oído y el tacto.